Sinceramente jamás pensé que una respuesta tan práctica, personal y sincera fuera a despertar tanta expectación, mensajes de apoyo y hasta críticas. Que la decisión más sencilla y beneficiosa del mundo de asumir cualquier cosa que pueda hacernos daño como algo inocuo o incluso anecdótico, haya causado tanta admiración pero también reproches, es algo que no me deja indiferente. Siempre trato de poner en práctica esos valores en los que me educaron y que me han ayudado en las situaciones más extremas. También la psicología positiva y la inteligencia emocional ayudan, pero recibir de nuevo oleadas de apoyo y cariño y miles de menciones incluso como parte incluso de esa “España mejor” que todos deseamos, por supuesto que me llena de alegría pero me parece algo excesivo. Se trata solo de tomar el camino menos dañino, más productivo, principalmente para uno mismo. Tampoco comprendo a quienes critican que me tome un chiste como lo que es, pero lo hice solo en mi nombre. Caso distinto es que la Audiencia Nacional lleve a juicio a un menor que hizo mofa desde sus cuentas en Twitter y Facebook de varias víctimas del terrorismo de ETA, porque burlarse o insultar, “de manera prolongada en el tiempo”, sí es una clara ofensa grave a todas las víctimas del terrorismo. Y lo que es peor aún, aparecen también mensajes de enaltecimiento de conductas de varios miembros de ETA condenados por delitos graves de terrorismo. Esto quizá sí pueda constituir una humillación, pero sigo pensando que es mejor no hacer aprecio y que quede en manos de la justicia.

AUTORA 

rbnNuevaIrene

Deja tu comentario

Tu Email no será público. Todos los campos son requeridos

{"email":"Email no valido","url":"Formato de Web Incorrecta","required":"Requiere todos los campos"}
nueva edición

consigue lA última edición del libro

Saber que se puede

No hay tiempo para el odio porque no hay paz sin perdón. Perdono para vivir. Espero que este libro, en el que abro mi corazón, anime a la reflexión, la armonía interior y la exaltación de los valores humanos.

Si mi caminar ha servido para que otros valoren sus piernas, sus caminos y sus vidas, el dolor, las caídas y los momentos menos buenos están más que amortizados.

Ir al contenido