El gran mensaje de lucha y de amor por la vida que dio María de Villota con su ejemplo, había que continuarlo. Jamás olvidaremos a esta campeona del mundo del motor, que superó además un grave accidente. La principal secuela, la pérdida de un ojo, en ningún momento supuso freno alguno a una vida llena de esperanza y ayuda a los demás. Se fue llena de amor, de fuerza y con muchos nuevos proyectos. Se fue enseñando al mundo lo más valioso: “la clave en la vida es ser buenas personas y vivir con pasión”. El legado de María seguirá vivo, gracias a su familia, cuya fuerza, valentía, unidad y compromiso con la sociedad es también es gran ejemplo para todos.

Con ayuda del Consejo Superior de Deportes y la Fundación Deporte Joven, que promueven este gran legado, y a través de congresos, seminarios y actividades deportivas, transmiten valores a los jóvenes, difunden el proyecto solidario “Fórmula 1 Kilo”, que une música y deporte con el fin de llevar alimentos a quienes más los necesitan y, este año, la carrera “II Milla María de Villota”, tendrá lugar en la península de la Magdalena (Santander) el 5 de julio, tras el congreso “Valores en el deporte del motor” en el Palacio de la Magdalena que clausurará su padre, el expiloto Emilio de Villota. Los ciclos de conferencias “Lecciones de vida”, que están teniendo lugar tanto en diversos colegios e institutos, como en los Centros de Alto Rendimiento de Madrid y Santander, ayudarán a los más jóvenes a dar lo mejor de sí mismos, el mejor legado.

El mejor legado

| La Razón | 0 Comments
About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>